El vertical de educación

Para el mercado audiovisual profesional, el vertical de educación es uno de los cuatro que representan mayor volumen de negocios de manera global. En algunos países dentro de nuestra región, se convirtió en una especie de salvavidas a la situación económica actual, sin embargo, muchos voltearon a ese mercado, generándose niveles de competencia bastante agresiva entre proveedores AV.

Las escuelas en sus diferentes tipos y niveles, en su gran mayoría, tomaron la decisión de ajustar gastos e invertir lo mínimo necesario para poder acoplarse a esquemas virtuales de la manera más rápida posible. En general ese objetivo de buena o mala manera “se cumplió” en la mayoría de los casos, aunque lo hemos mencionado antes, la vida moderna nos ha acostumbrado como usuarios a cierto nivel mínimo de calidad de experiencias, de manera que será normal que las escuelas, de una forma más planeada a la vivida actualmente, realicen un análisis y planeación profunda sobre cómo realizará la entrega/desarrollo de conocimientos. 

 

 

En el futuro inmediato, seguimos hablando de educación remota en nuestro país, algunos muy pocos lugares realmente están en capacidad de educación híbrida (presencial y virtual). No tenemos una bola de cristal, pero en una reunión que sostuvo hoy, justo una persona opinó que tomará al menos un par de años el pensar en volver a los salones de clases de la manera que operaban anteriormente si es que vuelve a suceder. Mencionó también que la primera reacción de las escuelas en cuanto a invertir poco para adaptarse obedece a la visión inicial de que las escuelas enfrentan suspensión de actividades presenciales por un par de meses únicamente o máximo el periodo escolar en curso (realmente hablaban del ciclo pasado). 

Los colegios y universidades estarán enfrentando también el reto de adaptarse a las nuevas y nacientes necesidades o desaparecer. Quedarse en casa obligó a los usuarios a cambiar por completo rutinas y estilo de vida, desde fuentes de entretenimiento y estilos de trabajo hasta fuentes de conocimiento. Ejemplo de esto es el hecho de que plataformas como edX, Udemy o Coursera expresarán incrementos brutales de inscripciones a mediados de 2020. Para quienes están familiarizados con esas plataformas, una parte importante de su atractivo es la capacidad de tomar cursos en línea bajo demanda universidades de buen renombre y del otro lado del mundo. Así como el COVID-19 y su propagación es un ejemplo te lo hiper-comunicado y conectado qué está el mundo hoy, tiene ya un par de años en que en múltiples giros las empresas ya no compiten únicamente con otros similares locales, si no lo hacen con similares globales, y la pandemia pudiera decirse que aceleró o evidencia precisamente este punto. 

Como parte de esa adaptación es posible ya encontrar algunos colegios que comenzaron ese proceso de anticipación ante el futuro y empezaron a preparar las herramientas para el para él lugar que desean ocupar mañana. Puedes encontrar entrevistas y notar que algunos puestos cambiaron su nombre a Director de Academia y Tecnologías Colaborativas o Gerente de Ambientes de Aprendizaje y de Experiencia del Estudiante. Las herramientas que hemos usado para poder continuar siendo productivos cuentan con una mucho mayor presencia en la mente de los usuarios y  afortunadamente ya no es necesario explicarlo obvio en cuanto a su uso. 

Los conceptos híbrido y aulas del futuro han aparecido frente a nuestros ojos hasta el cansancio y en ambos la industria AV profesional puede aportar bastante, si entendemos cuál es nuestra aportación y sus posibilidades.

El concepto de Aula del futuro depende completamente de cada institución educativa, no existe una fórmula secreta que funcione perfecto para todos, esto es fácil de entender si pensamos que una escuela de negocios es muy diferente de una de artes, en perfil de asistentes y profesores, expectativas, tipo de interacción, prioridades, etc.

Lo ideal en un proyecto sería involucrar desde temprano a los expertos en tecnología y herramientas, pero también a los profesores  o al menos representación de ellos, y si estos no llegaran a estar en la reunión y nosotros sí, deberíamos buscar que los inviten. Si bien, los últimos meses representaron retos importantes y aceleraron la adopción de la tecnología, también se hizo más visible el hecho de que aumentó la complejidad para los profesores. Ahora además de conocer y preparar su tema, deben conocer y emplear correctamente las herramientas de colaboración, sin mencionar que la presión reciente de estar frente a una cámara todo el tiempo. ¿Simplemente cuántos casos recientes recuerdas  de grabaciones de clases apareciendo en noticieros o redes sociales con “fails”, errores de actitudes o posturas inaceptables para un maestro?

Es claro que, si bien son herramientas, algo fundamental es que la herramienta sea la correcta para los objetivos y las personas involucradas. Aunque repito, ya no nos conformamos con experiencias mediocres. Hoy aún es aceptable que la calidad de algunas clases virtuales  de nivel Universidad o maestría no sea la ideal, pero ¿cuánto tiempo más estarán los estudiantes o sus padres dispuestos a seguir invirtiendo en educación con un nivel de producción y de inversión tecnológico qué hace percibir mayor calidad de un vídeo de Instagram o Tik Tok? ¿Has escuchado de alguien que haya decidido optar por fuentes de educación diferentes a las escuelas y que no sea principalmente por dinero?

 

 

Es más que obvio que el negocio audiovisual con las escuelas está lejos de ser lo que era hace 15 años, volúmenes altos de vídeo proyectores y dispositivos para control monitoreo de aulas para soporte sencillo. A partir de ahora es necesario, cómo lo mencionamos en la columna pasada, tener un enfoque diferente hacia las cosas. Es necesario entender a profundidad cuando hablamos de educación, al estudiante, al profesor, al administrador de tecnología, al responsable de academia y al tomador de decisión. Si, sueña que nuestro trabajo es aún mucho más complejo sin embargo es fundamental realmente entender de fondo cómo podemos aportar a una institución educativa alcanzar sus objetivos dotándolos de herramientas que les permitan llegar a donde lo planea. ¿Cómo podemos lograrlo? Alianzas, investigación o realmente profundizar nuestro expertise en las necesidades del sector y en las tecnologías que pueden ayudarles.

En los últimos meses muchos usuarios han utilizado herramientas para adaptarse y han descubierto cosas interesantes. Una cámara de un celular puede llegar a ser mejor que la cámara de una computadora, puedes hacer switcheo de cámaras mediante software en vez de hardware, puedes producir contenido sin necesitar un estudio e incluso con el personal distribuido en diferentes ubicaciones, la nube no es tan mala para almacenar y compartir contenido, etc., etc. Esto es parte de lo que muchas universidades han empleado para adaptarse y podemos encontrar herramientas útiles en ello. Nosotros somos expertos en tecnologías AV, pero debemos ser también expertos en dejarles ver a quienes forman parte de este vertical, cómo la tecnología puede aportar a sus objetivos. Poder impartir clases a audiencias no solo en una ciudad sino en todo el continente incluso en diferentes idiomas simultáneos, permitir a los estudiantes exponer aun estando fuera del salón de clases, crear librerías de temas en vídeo para regularización, son sólo algunas de las opciones que tecnológicamente son posibles hoy. Tenemos que conocerlas para poder ponerlas sobre la mesa o explicarlas a quienes forman parte esté vertical. 

Este año seguirá estando lleno de retos, lo que exige mayor preparación y creatividad para resolver problemas y lidiar con dichos retos. En AVIXA vemos al vertical de educación cómo un lugar muy interesante a dónde voltear, y aquí en ocasiones la industria ha quedado a deber. Te invitamos a investigar, a aprender y a imaginar cómo podrías aportar más para esta actividad tan importante como lo es la educación, más allá de solo brindar las herramientas, mostrarles o apoyar a desarrollar las políticas o procesos para explotarlas al máximo. Ayudemos a las escuelas y universidades a trascender sus fronteras geográficas, a pensar en el mejor profesor/a posible, aunque viva en otra latitud, a contar con poblaciones estudiantiles multinacionales y multiculturales, a mejorar el compromiso de los estudiantes y lograr la participación y  atención de todos, a crear espacios interactivos  con VR o AR, etc.

Es por eso que quiero invitarte a estar al pendiente de nuestro próximo Congreso AVIXA, el cual tendrá lugar el mes de abril y justamente tendrá como eje central la educación. Para más información o dudas puedes escribirme a [email protected].

¡Hasta pronto!

 

Autor: Sergio Gaitan, CTS - Regional Manager AVIXA para México

 

CongresoAVIXA-EmailBanner-SP-v7-2

 

TOPICS IN THIS ARTICLE


share