La búsqueda personal de estar en forma se ha convertido cada vez más en una nueva ola de gimnasios especializados que conectan la salud con la hospitalidad. En estos espacios energéticos, finamente diseñados, crean comunidades junto con la fuerza y la resistencia.

Al reunir el fitness con la moda en un entorno diseñado para inspirar y dar poder, los gimnasios y boutiques de la marca SculptHouse están aumentando en número y en devoción entre su clientela que ven con felicidad su propia transformación. Comenzando con su primera sede en Atlanta y expandiéndose a nuevas sedes rápidamente, SculptHouse se creó como un espacio estimulante y acogedor que refleja la naturaleza sociable y servicial de su fundadora y CEO, Katherine Mason.

SculptHouse | AVIXA

Inclinada de forma natural a hacer que el fitness sea menos intimidante a la vez que también se proporciona una instrucción extremadamente especializada, Mason tenía una visión de la experiencia total de SculptHouse. Los clientes son recibidos con una vibra multisensorial serena (que se completa con velas aromáticas cuidadosamente seleccionadas) en la recepción y a lo largo de la estética área boutique en el lobby. Luego, los alumnos se reúnen en las bancas en áreas cuidadosamente diseñadas para “sudar juntos”, equipadas con lockers (que cuentan con cargadores de teléfono móvil) y máquinas filtradoras de agua. Y ahora, es momento de que inicie la clase. Una vez dentro del asombroso gimnasio, los clientes son expuestos a un espectáculo completamente programado de luz y sonido que amplifica la energía y conserva la inercia.

“Aquí es cuando comienza la experiencia verdadera”, comenta Mason. Mientras los instructores saludan a cada una de las personas que participan en la clase e instruyen a los primerizos acerca del equipo de vanguardia; música y luces dan vida a la escena. “Un sistema de sonido de nivel superior llena la habitación, y no crea burbujas de sonido definitivas, todo mundo escucha la música de igual forma”, describe. Y luego están las 16 opciones personalizadas y distintas para el show de luces “que se pueden iniciar con solo tocar un botón para imitar las velocidades, las emociones y el ritmo del ejercicio”.

Para que una experiencia de este nivel resulte verdaderamente cautivadora, se debe diseñar con cuidado para reflejar una marca y ofrecer un espectáculo sensorial perfecto. Para poder dar vida a la experiencia total, SculptHouse trabajó con los diseñadores y tecnólogos de HighStreet Collective.

SculptHouse | AVIXA

El primer paso fue descifrar la marca SculptHouse y cómo eso podría relacionarse con la tecnología empleada para dar vida a una experiencia en el espacio, explica la cofundadora de HighStreet Laura Davis-Taylor. “Analizamos el papel de una marca en la vida del cliente, cómo se diferencia de la competencia, cómo desean que se sienta la gente, todos esos elementos. Comienza con la comprensión de esto como su ‘verdadero norte’, de forma que todo apunte hacia él, incluyendo el rol de la tecnología”.

El proceso fue minucioso y exhaustivo, pero desde el inicio, uno de los aspectos de la marca SculptHouse estaba claro, según Davis-Taylor: “Cuando comenzamos a trabajar con Katherine Mason y SculptHouse, lo que más nos impactó fue su calidez”, rememora. “Ella es una persona increíblemente inspiradora y graciosa, y quisimos capturar este aspecto en la forma en que se orquestó toda la experiencia.

Buena parte de su tecnología ya estaba en funcionamiento, pero trabajamos juntos para garantizar que todo fuera merecedor de “cinco estrellas” y estuviera equilibrado cuidadosamente con un compromiso humano de gran alcance”.

Con este objetivo, la tecnología de SculptHouse se implementó con varios grados de visibilidad. Está discretamente integrada en la experiencia personalizada y enfocada en las personas de la recepción, pero la ambientación y los elementos técnicos que incrementan la adrenalina son altamente visibles en el gimnasio, donde el ambiente se crea con iluminación y música seleccionada para los entrenamientos. El diseño de la tecnología “se sincroniza con la inspiración y el compromiso que procuran, y todo gira en torno a hacer que cada cliente se sienta especial, cómodo y bienvenido”, comenta Davis-Taylor.

High SculptHouse| AVIXA

Los espectáculos de luz son teatrales de verdad, con una sensación de drama que se crea desde el momento en que se entra al gimnasio, describe Mason. Antes de que comience una clase, “la habitación se inunda en verde neón, que te hace sentir que estás en otro entorno, ¡incluso en otro mundo! Los aparatos se ven intimidantes y como una especie de equipo de fitness del futuro, pero el instructor se asegura de disipar toda preocupación dando inicio a la clase de forma acogedora y emocionante. La música llena la habitación y las escenas de luz personalizada comienzan, estimulando las endorfinas mediante el componente sensorial. La camaradería permea toda la habitación mientras las 22 personas se esfuerzan por alcanzar sus objetivos, el instructor las anima, y la iluminación y el sonido las empujan un poco más allá de lo que normalmente harían”.

Tras crear con éxito una experiencia que intensifica las endorfinas y la familiaridad con otros amantes del fitness, SculptHouse comenzó a expandirse de su sede original en Atlanta, abriendo sedes en nuevas zonas y ciudades en sureste de los Estados Unidos. En cada nueva sede, SculptHouse recurrió al “catálogo de experiencias” que fue creado en colaboración con HighStreet Collective.

El catálogo gira entorno tanto del elemento humano como de la tecnología que se emplea para dar vida a toda la experiencia, explica Davis-Taylor. “Es una estructura que usamos para que todos los miembros del equipo asimilen la naturaleza de la marca, la forma en que ofrecemos una experiencia increíble al cliente en todos los puntos de interacción y los ‘sellos únicos de experiencia’ que pueden poseer por sí mismos. Hacemos esto dentro de cada zona de experiencia, todas ellas con un encabezado temático clave, donde el rol de la tecnología su uso adecuado están inmersos.. Esto resulta clave, ya que una de nuestras principales creencias es que la tecnología siempre debe hacer que una experiencia sea mucho más humana, no reemplazar al humano”.

En el catálogo se incluyen los detalles que ayudan a que los gerentes de gimnasios y los instructores puedan seleccionar los distintos programas de iluminación y música que concuerden con los distintos tipos de clases, e incluso con las diferentes horas del día. El programa matutino “imparte una vibra más del estilo ‘párate y hazlo’, mientras que en la tarde parece más una atmósfera de club nocturno”, describe Davis-Taylor.

No importa cuándo un cliente visite a SculptHouse, el verdadero norte de la marca se puede hallar en todos los elementos de la experiencia. Y con la integración perfecta de la tecnología, la sensación más evidente es sorprendentemente humana, lo que otorga la conexión social cálida y energética de su propio grupo de fitness.