mayo 28, 2020

Este artículo apareció originalmente en AV Magazine el 6 de mayo, 2020

Ian Sharpe, CEO, Promethean | AVIXA Ian Sharpe, CEO, Promethean

Los cambios en tendencias de video influyen directamente sobre la forma en que las iglesias contactan e interactúan con sus congregaciones, señala Ian Sharpe, CEO de Promethean.

2020. El año de lo impredecible. Lo hemos visto todo y apenas llevamos unos meses del año.

Durante estos tiempos tan cambiantes que vivimos actualmente, la conectividad resulta vital. Desde que comenzó la propagación global de COVID-19, cerca de un tercio de la población del planeta se encuentra en aislamiento total, por ende, las interacciones cara a cara son casi imposibles. Pero, ¿son los puntos de contacto ‘virtuales’ la solución al aislamiento?

El streaming de video y contenido en vivo ha crecido más de diez veces en términos de usuarios por día, y en consecuencia las innovaciones y tendencias han acelerado su ritmo a una velocidad impresionante. Esto ha llamado también a preguntarnos si las innovaciones que antes se consideraban un lujo realmente lo son, pues ahora se clasifican como esenciales para que el mundo siga su curso. El aumento de interacciones con contenido en vivo no afecta solamente una vertical, también brinda resultados positivos donde sea que las compañías tengan un producto por mostrar, o una audiencia que ansía recibir información.

La transmisión de producciones religiosas es un sector que percibe claramente los beneficios de este crecimiento sin precedentes en avances tecnológicos y teleaudiencias en línea. Los templos religiosos son algunos de los grupos con más rápido crecimiento en línea, con transmisiones de video utilizadas incrementalmente para llegar a sus feligreses y facilitar alternativas para practicar su fe. Con la tecnología de video en constante evolución, es vital que las iglesias y los templos entiendan cómo responder a estos avances y llegar a las audiencias en los dispositivos que les resulten más cómodos de usar.

Tendencias dinámicas de video

La evolución en tendencias de video juega un papel muy importante en la influencia de cómo la iglesia llega a los feligreses e interactúa con ellos. Los servicios religiosos por video en vivo mejoran la flexibilidad y libertad que tiene la congregación. Donde antes grandes sectores de las congregaciones religiosas no podían asistir a un servicio, o durante períodos de aislamiento social, la transmisión en vivo ofrece a la comunidad la opción de ser parte del servicio, involucrándose tanto como quieran, así como poder acceder mientras se encuentran en un desplazamiento o desde casa.

Los dispositivos móviles se han convertido rápidamente en el canal elegido por muchos feligreses, especialmente los millennials. Esto es particularmente cierto en el mundo actual, donde casi todo el mundo tiene una relación con algún tipo de teléfono inteligente o una tableta. Combinado con una conexión a Internet, el alcance móvil de las congregaciones de iglesias es masivo. El uso correcto de la transmisión de video dará a los templos religiosos la oportunidad de construir, a partir de una congregación devota, la idea de que unirse a un servicio de la iglesia no sólo sea de fácil acceso, sino también un evento moderno y "en sintonía con la época".

Implementar analíticos de video

El uso de analíticos de video para los templos religiosos resulta eficaz, y puede ayudar a impulsar la participación e involucramiento, pero requiere que se disponga de la tecnología adecuada. La analítica de vídeo puede proporcionar a los usuarios datos más personalizados y precisos, y con estos conocimientos, las iglesias están en una mejor posición para comprender el comportamiento de su congregación al visualizar los contenidos y crear conexiones más profundas y significativas. Esto llevará a recomendaciones personalizadas precisas, con contenido de video relacionado que resonará en sus congregaciones. El uso de análisis de datos dará una clara visión de lo que a la audiencia le gusta ver y escuchar, y lo que no. Esto dará a los templos religiosos un excelente panorama para adaptar sus servicios a las necesidades y deseos de su congregación de una manera que no podría ser posible desde una perspectiva cara a cara.

Donaciones durante transmisiones en vivo

La pandemia del coronavirus ha ejercido una enorme presión financiera sobre los templos, con algunos recortes de personal o el cierre de edificios, ya que los feligreses no pueden asistir a los servicios o mostrar su gratitud en persona. Esto es aún más frecuente en los centros religiosos que no transmiten sus ceremonias o que no aceptan donaciones por vía electrónica, antes y durante el cierre provocado por el virus.

Las donaciones en línea son una fuente increíblemente poderosa de financiamiento para los templos, ya que pueden ayudarles a navegar en estos tiempos difíciles, a servir a su comunidad y reunir los fondos que tanto necesitan. La transmisión de video es una gran manera de continuar con la creación y distribución del contenido que los feligreses aman, a la vez que permite a los creyentes mostrar su aprecio y contribuir a los esfuerzos de la iglesia.

Durante un servicio religioso tradicional, cara a cara, sólo entre el 10% y el 25% de la congregación donará dinero a la iglesia. Sin embargo, cuando las iglesias aceptan donaciones en línea, las cifras muestran que aproximadamente un tercio de la congregación (33%) contribuirá. Por lo tanto, es evidente que cuanto mayores sean los niveles de participación, mayor será el volumen de las donaciones recibidas.

De acuerdo con The Data Revolution, una encuesta realizada en Estados Unidos por GivePlus en 2017, un 62% de los miembros de la iglesia preferirían donar a través de algún medio digital. Dentro del grupo denominado como millennials (25-34 años), ese porcentaje se disparó al 75%. Aunque estos datos provienen de una encuesta levantada hace casi tres años, podemos predecir con seguridad que el porcentaje de personas que se inclinan por las donaciones digitales ha crecido aún más.

Redes sociales para complementar el streaming de video

Es comprensible pensar que el transmitir en vivo a través de las plataformas de redes sociales, dará un alcance sin precedentes a las ceremonias de las iglesias. Sin embargo, mientras que es claramente una herramienta útil para la difundir mensajes e interactuar, las iglesias se encontrarán con desafíos como el que pone el algoritmo de Facebook. Por ejemplo, incluso si a toda la congregación le ha dado “me gusta” a la página de Facebook, y están activos en Facebook durante la transmisión en vivo, sólo una fracción de ellos vería la transmisión, ya que esa es la naturaleza de la plataforma. Una mejor alternativa sería que las iglesias usen las redes sociales sólo con fines promocionales, y mejor inserten una transmisión en vivo dentro de su propio sitio web.

Las redes sociales se pueden utilizar para llegar tanto a nuevas audiencias como a las congregaciones existentes, pero las organizaciones religiosas no deben verse frenadas por los algoritmos de las redes. Las iglesias también pueden hacer una integración más natural al usar contenidos de video para construir comunidad, distribuir mensajes e involucrarse directamente con su audiencia digital.

El futuro de los videos basados en la Fe

Mantenerse a la vanguardia de las tendencias más recientes en la tecnología de video no es una preocupación esencial para la mayoría de los templos religiosos, especialmente cuando se enfrentan a desafíos más grandes como los que trajo la pandemia por COVID-19. Sin embargo, los beneficios para aquellos que perseveran serán exponenciales. Con acceso a nuevas herramientas, desarrollos tecnológicos, y datos, las organizaciones religiosas pueden seguir adelante con más fortalezas.

Considerar la optimización para móviles, así como una integración con redes sociales y oportunidades de donación digital, también dará a las iglesias mejores oportunidades de vincularse con sus congregaciones y extender su alcance. La digitalización es especialmente importante en tiempos de crisis, más que nunca en el marco del aislamiento global, donde las comunicaciones en línea son nuestro único contacto real con el mundo exterior y con nuestros seres queridos.

La transmisión de video digital no sólo mantendrá vigentes las actividades de las organizaciones religiosas y ofrecerá un alivio a los miembros de la comunidad confinados en casa durante el tiempo del distanciamiento social, también les ayudará a construir una congregación digital sólida y devota a largo plazo con muchos feligreses que seguirán consumiendo los mensajes a través de medios en línea.