diciembre 6, 2019

Cada día son más las mujeres que trabajan en la industria AV. Desde las áreas de ventas, marketing y desarrollo de contenidos, hasta el diseño y la ingeniería. Escuchar sus puntos de vista y aprender de sus experiencias en el mundo laboral seguramente ayudará a que nuestra industria se fortalezca con el talento, conocimiento y habilidades de más profesionales como las que vamos conocer ahora.

Mujeres de AVIXA | AVIXA Andrea Artunduaga, Sara Arandia, Carolina Alarcón, Lina Betancur, Adriana Montañez, Diana Quintero

Cuando Lina María llega a una primera reunión con sus clientes, es común que al verla le pregunten si un técnico la acompañará para encargarse del proyecto. Entonces, acostumbrada a esta pregunta, sonríe levemente y aclara, “Yo soy el técnico”. Lina María Villa Betancourt, experimentada ingeniera en Electrónica, con una maestría en Tecnologías del Sonido y la Música, sabe que este tipo de situaciones todavía forman parte de la cultura de la sociedad actual, y que las cosas cambiarán a medida que más mujeres como ella se incorporen al mundo laboral.

Cada día son más las mujeres que trabajan en la industria AV. Desde las áreas de ventas, marketing y desarrollo de contenidos, hasta el diseño y la ingeniería. Escuchar sus puntos de vista y aprender de sus experiencias en el mundo laboral seguramente ayudará a que nuestra industria se fortalezca con el talento, conocimiento y habilidades de más profesionales como Lina María.

Justamente, hace algunas semanas, tuvimos la oportunidad de que un grupo de seis mujeres de la industria AV suramericana nos compartieran algunas ideas sobre lo que significa ser una mujer en este sector.

Aunque reconocen que las actitudes machistas siguen vigentes en los diferentes espacios de la sociedad, y algunas han experimentado obstáculos por su condición femenina, todas coinciden en que su crecimiento y carreras profesionales han dependido de su voluntad y no se han visto limitadas por el sector masculino de la industria.

Un modelo a seguir y acceso igualitario a estudios

El esfuerzo de una madre trabajadora, el éxito de una tía profesionista, el que los padres las trataran igual que a sus hermanos, son algunos de los ejemplos que estas mujeres vivieron en su infancia. “Recibí una educación neutral, sin un enfoque de género específico y no conocí el concepto de la mujer destinada a estar en la cocina. Siempre vi a mi madre como la líder del hogar y ella fue mi ejemplo a seguir”, apunta Diana Quintero, gerente de ventas de Bose Profesional para América del Sur.

Sin embargo, un modelo a seguir no será suficiente para crecer, si no se acompaña del acceso igualitario a la educación. “Para mí era muy natural observar que las mujeres estudiaban y se preparaban profesionalmente. Por tanto, nunca sentí que hubiera diferencia alguna entre hombres y mujeres”, comenta Adriana Montañez, gerente de Marketing en Audio Concept, quien creció cerca del negocio familiar, una residencia estudiantil para jóvenes universitarias.

Para estas mujeres la educación no terminó en sus días de universidad, pues han continuado con su capacitación técnica y estudios adicionales en temas como gestión de proyectos o administración de negocios. “Durante la producción de los eventos, es frecuente que los técnicos responsables del montaje me miren de cierto modo como diciendo: “¿Viene usted, chiquita y bajita, a decirme como hacer las cosas? No, usted no sabe.” Entonces les respondo en silencio: “Tal vez no pueda cargar un rack o montar una pantalla, pero si conozco el proceso que hay detrás”, explica Sara Arandia, coordinadora de Proyectos en la empresa RLA. “Así que, para ganarme mi lugar he tenido que aprender y leer mucho. Antes de los eventos me siento a conversar con los técnicos para planear el trabajo y ponernos de acuerdo. Siempre trato de aprender de las cosas que no se hacer”, añade.

Adriana Montañez comenta que, para ella, por ser del área de marketing, el reto es doble, pues también hay dudas sobre su conocimiento técnico. “Así que he tenido que prepararme técnicamente en los temas audiovisuales para entender y trabajar en esta industria”, comenta la ejecutiva de Audio Concept.

“Una mujer tiene muchos roles, el de madre, esposa, amiga, responsable del hogar, además del rol como profesional en tu empresa”, detalla la experta en marketing Carolina Alarcón, la más nueva del grupo en la industria audiovisual, pues anteriormente trabajaba en el sector financiero. Carolina explica que, al desempeñar todos estos roles, se espera que la mujer dé su máximo y cumpla sus funciones con el más alto nivel. “Para crear un vínculo profesional y ganarme la confianza de los clientes, siempre me corresponde recorrer “la milla extra”, porque tienes en contra dos factores, eres mujer… y eres la de marketing.”

Las integrantes del grupo opinan que esta multiplicidad de roles les ayuda en su labor diaria, pues la mujer es una organizadora natural, sabe escuchar a un equipo de trabajo y es capaz de conducirlo a la meta al ejercer sus características de liderazgo.

Abriendo el camino para nuevas generaciones

De acuerdo a su percepción, la mujer ocupa el 20% de los empleos en la industria audiovisual. El porcentaje puede elevarse en las áreas administrativas de las empresas, pero se reduce a un 10% en los departamentos técnicos como el de ingeniería o instalaciones.

“Este porcentaje se da en muchos sectores profesionales, no solamente en la industria AV existe esta proporción desigual”, señala Andrea Artunduaga, gerente de Cuentas Clave en la reconocida empresa ICAP Global. La propia Andrea explicó que ha tenido que superar obstáculos, que el hombre generalmente no enfrenta, para mantener su lugar en la industria

A pesar de los obstáculos y el bajo porcentaje de mujeres en la industria latinoamericana, parece que su nivel de influencia es bastante alto. “La mujer tiene un mayor sentido estético y del diseño, buena capacidad de organización y generalmente se enfoca más en los detalles finos. Esto le da un mayor nivel de influencia al momento de tomar decisiones. Me parece que, aunque somos muy pocas, tenemos ese poder de influir y que nuestro punto de vista se tome como una referencia”, menciona Carolina Alarcón.

Adriana Montañez refiere que, en su empresa, siempre hay dos mujeres presentes (Lina María Villa y ella) cuando llega el momento de tomar decisiones. “Hacer ese recorrido de “la milla extra” nos pone en una posición de mayor experiencia. Cuando hacemos un planteamiento es porque ya lo hemos probado, ya sea porque fracasamos y aprendimos de los errores o porque tuvimos éxito”, explica.

En cuanto a las nuevas generaciones, el futuro se vislumbra alentador. Las jóvenes que apenas comienzan en la industria AV son muy competitivas, han pasado por procesos laborales muy exigentes y han aprendido de mujeres como las de este grupo. “Nosotros no quisimos ser víctimas de la sociedad, buscamos empoderarnos, escalar posiciones y lograr puestos de poder”, agrega Adriana.

“Yo veo nuestro papel como el de los antiguos exploradores que tuvieron que abrir el camino con un machete e ir cortando la maleza. Para las nuevas generaciones va a ser un camino más fácil, pero no por ello quiere decir que será más relajado. Creo que las estudiantes tienen un reto más grande, así que el mensaje es: prepárense y tomen la decisión de ser felices con lo que hacen”, complementa Carolina Alarcón.

Innovar y profesionalizar son claves para la industria AV en Latinoamérica

Estas profesionales de la industria observan un sano crecimiento del negocio de la integración audiovisual en Latinoamérica. La tecnología está cada vez más presente en la vida diaria y eso trae, tanto nuevas oportunidades, como distintos retos. En su opinión, aspectos como la profesionalización de los miembros de la industria, la creación de contenidos innovadores o la necesidad de educar al cliente y al usuario final, serán fundamentales para mantener el avance en la región.

“Estamos en un proceso de crecimiento, pero sobre todo de profesionalización de la industria. Tanto los integradores, distribuidores y los técnicos, estamos más preocupados en capacitarnos, certificarnos y aprender cómo hacer las cosas y cómo hacerlas bien. Creo que el reto es educar a los clientes. Que vean las capacidades y el alcance de la tecnología, todo lo que podemos hacer por ellos y entiendan el valor agregado que las soluciones AV les ofrecen”, apunta Lina María.

Sara Arandia comenta que una vez que los clientes entienden la importancia de aprovechar la tecnología AV en sus actividades, entonces se vuelven más exigentes, piden soluciones innovadoras y buscan diferenciarse de sus competidores.

Latinoamérica es una región que vive cambios constantes, tanto políticos, como económicos, y eso genera que sus habitantes desarrollen habilidades distintas a quienes viven en regiones mucho más estables. “Debemos aprovechar nuestra creatividad, pues estamos acostumbrados a generar soluciones para adaptarnos al cambio constante, eso será una ventaja competitiva si la aplicamos a la industria AV”, explica Diana Quintero.

Estas mujeres son optimistas respecto a las oportunidades de crecimiento que ofrece la industria AV, pues consideran que la tecnología es el sector que más atractivo para el futuro. Y, sin duda, el futuro requiere de una mayor participación femenina.

¿Eres una mujer en la industria AV? Te invitamos a explorar las diferentes actividades que AVIXA organiza y unite al AVIXA Women’s Council, o escríbanos al correo latinoamerica@avixa.org.